DIRECCION HIDRÁULICA

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

¿Cómo funciona?

Fue la época de los 20´s cuando con la aparición de autobuses y camiones de gran peso, surgen problemas para mover el volante.

La historia automotriz no hubiese sido la mima sin el ingeniero Francis Davis quien tras dejar su empresa se dedicó junto con un fabricante de herramientas a trabajar en un taller inventando así la dirección asistida.

Pero, ¿qué es la dirección asistida?

La dirección asistida es un sistema mediante el cual se acota la fuerza que debiera aplicar el conductor sobre el volante de un vehículo para accionar la dirección del volante.

Uno de los tipos de dirección asistida es la dirección hidráulica, la cual permite que al reducir la fuerza a aplicar sobre el volante, el conductor pueda realizar maniobras a velocidades bajas reaccionando así ante cualquier imprevisto.

El funcionamiento de un sistema de dirección hidráulica varía dependiendo del fabricante.

Las direcciones hidráulicas más comunes utilizan energía hidráulica para generar la asistencia.

Funcionan a través de una bomba hidráulica conectada al motor generalmente mediante una correa para resguardar la presión de un fluido líquido que es enviado por tubos y mangueras (las cuales no son tan largas a diferencia de otros sistemas) a la caja de dirección.

Cuando el motor está encendido dentro del motor se activan unos sellos al recibir dicha presión, impulsando a las varillas de acoplamiento, las cuales unen la caja de dirección con las ruedas.

Es decir, que cuando el conductor gira el volante, se activa la bomba hidráulica enviando el fluido hacia un lado del pistón, haciendo que la presión en ese lado aumente y la cremallera se desplace hacia el lago girado. Una vez que se deja de girar el volante se iguala la presión volviendo a su posición normal.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text disable_pattern=»true» align=»left» margin_bottom=»0″]

Una dirección hidráulica posee mejor control a bajas velocidades ya que el esfuerzo demandado es menor. Es por ello que una de las primeras tareas de los fabricantes fue elaborar una dirección que lograra adaptarse a las distintas condiciones de manejo.

Es así como surgen los sistemas de dirección Evo, (Dirección de Orificio Electrónicamente Variable) Los cuales restringen la asistencia al sistema de dirección disminuyendo la presión que pasa por la válvula.

Años más tarde la filial Delphi de GM creó el sistema Magnasteer, el cual alrededor del mecanismo de dirección tiene ubicado un fuerte campo magnético variable que aumenta o disminuye su fuerza de acuerdo a las necesidades del conductor mejorando el control a altas velocidades creando una resistencia adecuada suavizando el movimiento de la dirección.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *